Vacaciones con Pastor Alemán en la playa

El gran problema de los que tenemos, no solo un pastor alemán, sino cualquier perro viene a la hora de irnos de vacaciones. Muchas veces nuestras vacaciones giran alrededor de los lugares en donde podemos estar con nuestra mascota sin que esto sea un problema. O lo que es lo mismo buscamos hoteles, casas rurales, alquiler, etc con esta posibilidad. Ya que dejarlo en una perrera rara vez es nuestra opción debido al cariño que tenemos hacia la mascota.

pastor aleman en la playa

Por suerte cada vez más sitios (sobre todo hoteles) son propensos a albergar perros. Incluso ya empiezan a ser exclusivos para gente que dispongan de mascota, aunque esta no sea un perro. Pero pasemos un poco de este tema y vayamos a lo que significa ir con un perro a la playa. Si eres uno de esos que aun no han podido conseguir que su perro experimente esta sensación os animo ha hacerlo.

Ver como corretea por primera vez en esa tierra y meterse en el mar es algo digno de ver. Eso si, los primeros pasos que de encima de la tierra les resultaran extraños y muchos puedan que se asusten, algo normal pero que casi no sucede.

Pero lo que muchos dueños de su pastor alemán olvidan es un comportamiento cívico adecuado a la playa. Este mal comportamiento hace que los que respetamos nos sintamos perseguidos por el simple hecho de llevar nuestro perro a dar un paseo a la playa. En este punto da igual que la playa se permita perros o que sea una playa exclusiva para animales, nuestro comportamiento siempre debe ser el acorde.

Sabiendo esto pondré una serie de puntos a tener en cuenta para un comportamiento adecuado que no moleste a las demás personas.

  • Nuestro perro tiene que hacer sus necesidades, algo obvio, para ello deberemos llevar siempre nuestra bolsita para excrementos y un objeto extra para poder desenterrar dicho excremento.
  • Como es natural a la playa solemos ir cuando hace calor por lo que deberemos llevar una sombrilla no solo para nosotros sino para que el perro disponga de un sitio con sombra.
  • La bebida es otro punto muy importante pero aquí deberemos prestar mucho cuidado por que el perro cuando tenga sed ira directamente al agua del mar algo que tendremos que evitar. Para ello llevaremos un recipiente donde pondremos agua “normal” para que beba teniendo especial cuidado en darle la justa ya que mucha agua podría causar diarreas.
  • Por ultimo deberemos elegir un lugar apartado de la gente cuando queramos jugar con él. Cuando digo jugar me refiero tanto a correr con él, tirarle pelotas o frisbis, etc. No todo al mundo le gusta tener perros a su lado.

Siguiendo estos cuatro puntos básicos evitaremos que nuestro perro se ponga malo y que la gente que tengamos al lado nos respete. Y recordad que aunque no volvamos a ir a ese lugar no significa que otros dueños de perro no vayan a estar. No hagáis que por vuestra culpa paguen el pato otros.

PUBLICIDAD

This entry was posted in Blog. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *