Test de Campbell

El Test de Campbell fue creado en 1975 por William E.Campbell, de ahí su nombre, este test se ha convertido en el más popular y quizás sea de los más usados entre usuarios de la red. El test consta de cinco situaciones con las que el cachorro tiene que lidiar. Estas situaciones nos orientaran sobre como evolucionara en su etapa adulta en cosas como su adiestramiento o sociabilidad.

Para conseguir unos resultados óptimos con este test deberemos realizarlo con unas condiciones especificas que expondré a continuación:

  1. Su evaluación se hará de forma individual.
  2. El lugar para hacer este test deberá estar cerrado y libre de cualquier distracción (ruidos, juguetes, etc.)
  3. Solo será evaluada por una persona. Esta es preferiblemente que sea desconocida para él aunque no es algo obligatorio.
  4. La edad para realizar este test será en la séptima semana del cachorro.

Cumpliendo con estas condiciones indispensables para obtener un buen resultado comenzaremos con las cinco situaciones por las que nuestro cachorro tendrá que pasar para completar el Test de Campbell.

Situación 1- Grado de atracción social hacia las personas.

Situaremos el cachorro de Pastor Alemán en el centro del lugar y, en completo silencio, nos alejaremos en dirección contraria a la puerta de entrada. Nos agacharemos y daremos palmadas delicadamente para llamar su atención.

Posibles respuestas:

A- Acude inmediatamente levantando el rabo y nos mordisquea las manos.
B- Acude inmediatamente levantando el rabo y nos toca las manos con sus patas.
C- Acude inmediatamente pero con la cola caída.
D- Acude dubitativamente con la cola caída.
E- No acude, permanece quieto o sale huyendo.

Situación 2- Grado para evaluar el seguimiento al dueño.

Nos situamos de pie, al lado suyo, y empezamos a andar comprobando que él se de cuenta.

Posibles respuestas:

A- Viene inmediatamente, con el rabo levantado, e intenta morder nuestros pies.
B- Viene inmediatamente, con el rabo levantado.
C- Viene inmediatamente pero con el rabo caído.
D- Viene dudando y con la cola caída.
E- No viene o acude a cierta distancia.

Situación 3- Grado de “Obligación”

Pondremos al cachorro en el suelo, boca arriba y lo mantendremos durante 30 segundos con nuestra mano en su pecho.

Posibles respuestas:

A- Procede a luchar e intentar mordernos.
B- Procede a luchar.
C- Se mueve un poco y acaba quedándose quieto.
D- No se mueve y nos lame las manos.
E- Se queda quieto pero tiende a moverse, calmarse o desviar la mirada.

Situación 4- Grado de dominación social

Nos pondremos de rodillas junto al cachorro y empezaremos a darle golpes suaves en la parte superior de la cabeza y continuando hasta la cola acabando con una caricia a contrapelo durante 30 segundos.

Posibles respuestas:

A- Comienza a dar brincos, gruñir, morder o nos amenaza.
B- Da saltos y patadas.
C- Se mueve para lamer las manos.
D- Se gira poniéndose boca arriba y nos lame la mano.
E- Se queda quieto y nos lame la mano.

Situación 5- Grado de Dignidad

Entrecruzaremos nuestras manos por debajo de su pecho y levantaremos el cachorro hasta que las patas no toquen el suelo, manteniéndolo durante 30 segundos en esa posición.

Posibles respuestas:

A- Lucha enérgicamente, muerde, gruñe.
B- Lucha bastante.
C- Lucha pero se calma y nos lame las manos.
D- Casi no lucha se calma y nos lame las manos.
E- Se queda quieto y nos lame las manos.

Concluyendo con el ejercicio procederemos a comprobar los resultados obtenidos y ver como es nuestro cachorro de Pastor Alemán.

Dos “A” con alguna “B”: Nuestro cachorro es dominante y agresivo. Tendremos que prestar especial cuidado en nuestro comportamiento hacia él, es decir, no deberemos de golpearle ya que esto aumentaría su nivel de agresividad. Este carácter es muy apto para perros de defensa.

Tres o más “B”: Esto convierte a nuestro Pastor Alemán en un perro dominante. Un perro que cuanto más privilegios o caprichos le otorguemos más dominante será. No apto para convivir con niñ@s pequeños.

Tres o más “C”: Perro equilibrado: Esto dota a nuestro cachorro de unos valores idóneos para coexistir con niñ@s. Un termino medio que hará que no sea ni especialmente agresivo ni muy sumiso.

Dos o más “D” con una o varias “E”: Esto considera a nuestro cachorro en un perro sumiso. Algo que hará que sea muy sensible a nuestros castigos y que necesita mucho cariño. Hay que tener cuidado para que no se sienta atrapado ya que podría morder al ver que no puede huir. Deberemos darle confianza en si mismo y dotarle de autoestima. Bueno para convivir con niñ@s.

Dos o más “E”: Esto convierten a nuestro cachorro en un perro independiente. Extremadamente difícil de adiestrar dado que hará lo que el quiera. Pude volverse muy agresivo por lo que no es adecuado convivir con niñ@s.

Un resultado cuyos valores no estén representados en esta lista tendrán como consecuencia la repetición de dicho test. En caso de que el resultado siga siendo el mismo, nuestro cachorro reaccionara de maneras completamente distintas en mismas circunstancias.

Valoración final

Esto no deja de ser un test por lo que no por eso vamos a crucificar a nuestro cachorro. La educación de nuestro Pastor Alemán no puede basarse en un test (es lo que yo pienso) además este test no esta contrastado de que sea fiable al cien por cien, es más una pequeña ayuda para ver la reacción de nuestro cachorro (al menos es lo que yo creo).

Ya se que es de los test más usados para estos fines y le doy parte de credibilidad pero lo considero igual que el test de inteligencia. Son test que intentan ver el futuro (algo en lo que no creo) y pienso que se puede moldear su carácter con cada día que le dedicamos a nuestro perro.

PUBLICIDAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *